¿EN QUÉ CREEMOS?

Creemos que sólo hay sesenta y seis libros en la Biblia y estos fueron inspirados por Dios, por lo tanto es la irrefutable Palabra de Dios. La Biblia es la autoridad principal para todos los que creemos y cómo hemos de vivir.

Mateo 05:18; Juan10: 35, 17:17, 2 Timoteo 3:16-17; 2Pedro 1:20-21 

  

Creemos que Jesucristo es Dios encarnado, totalmente Dios y totalmente hombre, que fue concebido y nació de una virgen, vivió una vida sin pecado y se ofreció como un sacrificio por los pecadores. 

Por su sangre derramada en la cruz, Él obtuvo para nosotros la redención eterna, el perdón de los pecados y la vida eterna. Él fue levantado corporalmente al tercer día y ascendió a la diestra del Padre, para interceder por los santos para siempre.

Mateo 1:18-25; Juan 1:1-18; Romanos 8:34, 1Corintios 15:1-28; 2Corintios 5:21; Gálatas 3:10-14; Efesios 1:7; Fil. 2:6-11; Colosenses 1:15-23; Hebreos 7:25, 9:13-15, 10:19; 1Pedro 2:21-25; 1Juan 02:01-2

 

Creemos que la salvación es por gracia únicamente por fe en Cristo. Ninguna ordenanza, ritual, trabajo o cualquier otra actividad por parte del hombre obtiene la salvación. Esta gracia salvadora de Dios, a través del poder del Espíritu Santo, también nos santifica por lo que nos permite hacer lo que agrada a Dios para que podamos ser

transformados progresivamente conforme a la imagen de Cristo.

Juan 1:12-13, 6:37-44, 10:25-30, Hechos 16:30-31; Romanos 03:01-04:23, 8:1-17, 31-39, 10: 8-10;

Ef. 2:8-10; Filipenses 2:12-13; Tito 3:3-7; 1Juan 1:7, 9

  

Creemos que el Señor Jesucristo bautiza a los creyentes en el Espíritu Santo, quienes también están sellados para el día de la redención. El Espíritu Santo regenera, mora por siempre, y por gracia equipa a los cristianos para una vida piadosa y de servicio. Tras la conversión, el Espíritu desea llenar, capacitar y ungir a los creyentes para el ministerio y testimonio. También creemos que las señales y prodigios, así como todos los dones del Espíritu que se describe en el Nuevo Testamento, operan en nuestros días y están destinadas a dar testimonio de la presencia del Reino, la autonomía y

la edificación de la Iglesia para cumplir su vocación y misión .

Mateo 3:11; Juan 1:12-13, 3:1-15, Hechos 4:29-30; Romanos 8:9, 12:3-8; 1Corintios 12:12-13;

2Corintios 1:21-22; Gálatas 3:1-5; Efesios 1:13-14, 5:18 

  

Creemos que el único Dios vivo y verdadero existe por la eternidad en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo y que éstos siendo un solo Dios, son iguales en divinidad, poder y gloria. Creemos que Dios no sólo creó el mundo sino también ahora preserva, sostiene, gobierna y dirige providencialmente todo lo que existe y que Él traerá todas las cosas a su conclusión apropiada en Cristo Jesús para la gloria de su nombre. 

Salmo 104:1-35, 139:1-24; Mateo 10:29-31, 28:19, Hechos 17:24-28, 2 Corintios 13:14;

Efesios 1:9-12,  4 :4-6; Colosenses 1:16-17; Hebreos 1:1-3; Apocalipsis 1:4-6 

  

Creemos que cuando los cristianos mueren, pasan inmediatamente a la bendita presencia de Cristo, para disfrutar de comunión consciente con el Salvador hasta el día de la resurrección y la transformación gloriosa de sus cuerpos. Los salvos siempre habitan en comunión gozosa con su gran Dios trino. También creemos que cuando los incrédulos mueren, son enviados al infierno, para esperar allí el día del juicio, cuando serán castigados en el lago de fuego

con la muerte eterna y atormentados por haber rechazado al Hijo de Dios.

Mateo 25:46; Lucas 16:19-31; Juan 5:25-29; 1Corintios 15:35-58, 2Corintios 5:1-10; Filipenses 1:19-26, 3 :20-21; 2Tesalonisenses 1:5-10; Apocalipsis 20:11-15, 21:01-22:15 

  

 

Creemos que el bautismo en agua y la Cena del Señor son las dos ordenanzas de la Iglesia para ser practicadas y recordadas hasta el momento del regreso de Cristo. Ellos no son un medio de salvación, pero son dos ordenanzas que nuestro Señor Jesús nos dio para tener memoria de su vida, muerte y resurrección; para bendición a los fieles en Cristo Jesús.

Mateo 26:26-29, 28:19; Romanos 6:3-11; 1Corintios 11:23-34; 1Pedro 3:21 

  

Creemos en la segunda venida de Cristo de manera física y literal al final de los tiempos, en que Él regresará a la tierra de manera personal y visible para consumar su reino. Creemos que Cristo vendrá al final de los tiempos por su iglesia santa y sin mancha, para reinar y juzgar. También creemos y estamos orando por una gran cosecha final de los tiempos de las almas y el surgimiento de una Iglesia victoriosa que experimentará una unidad sin precedentes, la pureza y poder en el Espíritu Santo. Creemos que Cristo viene por una Iglesia Santa y madura, que clamará al final junto con el Espíritu, Ven Cristo, Ven.

Salmo 2:7-9, 22:27-28; Juan 14:12, 17:20-26; Romanos 11:25-32; 1Corintios 15:20-28, 50-58; Efesios 4:11-16;

Filipenses 3:20-21; 1Tesalonisenses 4:13-5:11; 2Tesalonisenses 1:3-12; Apocalipsis 7:9-14; 22:17 

  

Creemos que Adán fue creado originalmente a imagen de Dios, justo y sin pecado. Como consecuencia de su desobediencia, la descendencia de Adán (todos los seres humanos) nace sometida, inculpada e impregnada de pecado, justamente condenada a los ojos de Dios, totalmente incapaz de salvarse a sí misma o contribuir

de alguna manera para ser aceptada ante Dios.

Génesis 1:01-03:22; Isaías 53:5; Romanos 3:9-18, 5:12-21; Efesios 2:1-3

  

Creemos que la Iglesia es el instrumento principal de Dios, a través de la cual, Él lleva y llevará a cabo el cumplimiento de sus propósitos de redención en la tierra; a fin de equipar a los santos para la obra del ministerio, Dios ha dado a la Iglesia apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. También creemos en el sacerdocio y reinado neotestamentario de todos los creyentes y la importancia de participar activamente en la iglesia local de los santos.

Mateo 16:17-19, Hechos 2:17-18, 42; Efesios 3:14-21, 4:11-16, 1Timoteo 2:11-15;

Hebreos 10:23-25; 1 Pedro 2:4-5, 9-10

  

Creemos que Dios ha llamado a la Iglesia a predicar el evangelio a todas las naciones, atendiendo a los más necesitados, a través del dar con sacrificio y humildad. Este ministerio es una expresión

del corazón del Señor Jesucristo y es parte esencial del reino de Dios. 

Isaías 58:6-12, 61:1; Lucas 4:18, 21:1-4; Gálatas 2:10; 1Timoteo 06:08

  

Creemos que Satanás, originalmente el ángel Lucifer grande y bueno, se rebeló contra Dios, engañando a una multitud de ángeles con él. Fue expulsado de la presencia de Dios y está trabajando con sus huestes demoniacas para establecer una constante lucha contra el Reino de Dios y de su Hijo amado Jesús. Satanás fue juzgado y derrotado en la cruz de Cristo

y será echado para siempre en el lago de fuego que se ha preparado para él y para sus ángeles.

Isaías 14:10-17; Ezequiel 28:11-19; Mateo 12:25-29, 25:41; Juan 12:31, 16:11; Efesios 6:10-20;

Colosenses. 2:15, 2Pedro 2:4; Judas 6; Apocalipsis 12:7-9, 20:10